Cesta (0)

Close

No hay productos en el carrito.

Lo mío es tuyo

Un homenaje a las madres a través de la historia de 8 mujeres maravillosas, desde la mirada de la fotógrafa Bea Gaspar y con un Prismatic en escena.

"Lo mío es tuyo" es un modo de heredar "un te quiero". En PARIS/64 creamos bolsos para que pasen de generación en generación y puedan ser esos "te quieros".

El amor de una madre se plasma en todo.

Desde PARIS/64 hemos querido dar voz a las historias de 8 madres. Mujeres inspiradoras que quieren compartir el significado que tiene para ellas los pequeños objetos que heredaron de sus madres. El relato que hay detrás de las cosas que pasan de generación en generación.

 

Nuestra misión de acercar la artesanía y el savoir-faire español a través de nuestros productos, es clave para que puedan darse esos tesoros. Cuidamos al máximo cada detalle de la fabricación porque creamos bolsos para que pasen de generación en generación.

Los pendientes de mi bisabuela María

 

Un regalo que me hizo mi madre cuando cumplí 18 años fueron los pendientes de mi bisabuela María, la abuela de mi padre. Mi abuela María no era de llevar muchas joyas, pero estos pendientes nunca se los quitaba.

Son unas perlas con un brillante. Una joya clásica y sencilla, cómo era mi abuela María y cómo es mi madre. La relación de mi madre con la abuela de mi padre siempre fue muy especial, y el recuerdo que tengo de mi bisabuela “la yaya María” es dulce, tierno, inocente y puro.

Sus pendientes son un amuleto que simbolizan la pureza, la humildad y la inocencia de la perla, por cómo se forma esta gema preciosa, y lo mucho que simbolizan a mi abuela y a mi madre.

El valor de los regalos realmente está en la historia que hay detrás de cada uno de ellos, y para mí, este regalo de mi madre es el más especial que me ha hecho. Y algún día pasará a mi hija María.

 El colgante de sus abrazos

El colgante que llevo era de mi madre de toda la vida, y está presente en todos los abrazos de mi niñez. El día que nació Catalina, me lo regaló. Se llaman igual mi madre y mi hija, así que ahora las llevo a las dos conmigo a todos lados. También tengo muy presente el recuerdo de mi madre cuando se arreglaba para salir de casa y se ponía su gabardina de piel. Es una de esas piezas que levantan cualquier look. Sin duda, del armario, mi favorita, y después pasará a mi hija.

 

 

Más de tres generaciones

Estos pendientes y la sortija que llevo, eran de mi madre, que a su vez habían sido de mi abuela. Me los regaló hace unos años, cuando quiso darnos a cada una de sus 6 hijas una de sus joyas. Cada vez que me los pongo, me encanta pensar que ella y mi abuela los usaron en su día y que, de alguna manera, me acompañan. Algún día, Marianita también lo sentirá así. Formarán parte del legado que le deje, y espero sepa apreciar ese valor emocional que tienen.

La medalla de mi abuela

Mi abuela tiene 95 años y se llama Cecilia como yo. Tengo la inmensa suerte de que aún vive y esta medalla se la regalaron a ella cuando nació. Ella se la dio a su hija mayor, mi madre, para que la usase en el bautizo de sus hijas, mis hermanas y yo. Cuando nació mi hija mayor, la medalla pasó a mí, que también soy la nieta mayor. Y con ella se han bautizado mis hijas y también los hijos de mis hermanas. Ha pasado a ser una tradición y una forma de conservar los vínculos, la historia de nuestra familia y que queremos que se mantenga siempre.

Quizá es tu momento de iniciar una tradición…

Todo lo mío es tuyo…

Un abrigo de Inglaterra

Este recuerdo, es una chaqueta clásica que compraban mis padres siempre en una tienda en Inglaterra. Les recuerdo con ellos puestos en las épocas de entretiempo en Zaragoza, de donde yo soy. Hace un par de años, los encontré en unos armarios y mi madre nos los regaló a mi marido y a mí. Me hace mucha gracia vernos a los dos con ellos puestos, y pensar que algún día, mis hijos, también los llevaran.

 

El anillo que usó mi padre para pedir la mano de mi madre

El anillo que llevo, es el que usó mi padre para pedir la mano de mi madre. Ella me lo regaló hace unos años y yo lo cuido para que pueda pasárselo a mis hijos en un futuro. Las joyas siempre me han parecido algo precioso, pero ganan más cuando hay una historia detrás que, normalmente, suele ser un momento romántico, y como buena romanticona que soy, me gusta la historia de detrás de esas joyas. Hacen que la joya sea aún más bonita. Al final, es el recuerdo de un momento feliz y a mí me gusta quedarme con los momentos felices de la vida.

Saber aprovechar el tiempo

Este reloj era de mi madre. Me lo regaló el día que nació Valentina, mi hija mayor. Tiene un significado muy simbólico para mí porque, a su vez, es el regalo que le dio mi padre a mi madre cuando yo nací. Es un detalle que pasará a la siguiente generación, y yo se lo regalaré a una de mis hijas cuando tengan su primer hijo. Yo creo que el tiempo es un lujo, y tener tiempo es algo que hay que apreciar y saber valorar.

Con esta premisa, y este objeto, que es un reloj que marca el tiempo, se transmite de generación en generación el concepto de que somos afortunados de tener esos momentos en familia y recordar lo que vivimos juntos. Tenemos que saber aprovechar ese tiempo, ese regalo.

La Virgen de Loreto

Para mí, la imagen de la Virgen de Loreto tiene un significado muy importante y especial. Fue un regalo de mi madre cuando yo era una niña. Yo lo siento como un reflejo de Tradición , Fe y Espiritualidad, a lo que estoy muy unida, dado que pienso que los valores inculcados por nuestros padres desde la infancia, perduran en el tiempo como una cadena, como un lazo irrompible, y que me gustaría que mi hija Uma heredase y que le acompañase durante su vida y a la vez lo trasmitiese a sus hijos.

Quizá es tu momento de iniciar una tradición…

Todo lo mío es tuyo…

Gracias

Los momentos compartidos durante esta sesión fueron increíbles. Me encantó conoceros en vuestra totalidad: con vuestros hijos. ¡Y ver lo única y especial que es cada familia!

Además trabajar con Bea Gaspar y su equipo fue un espectáculo y un aprendizaje constante. Os doy las gracias de todo corazón por haber hecho esto posible y abrirnos vuestra intimidad contándonos parte de vuestra herencia familiar.

Espero que este homenaje lo sientan como propio todas las madres que lo lean. Así es como hemos querido plantear este reportaje. Y desde PARIS/64 continuar con nuestra misión de ofrecer productos que puedan pasar de generación en generación, porque “lo mío es tuyo”.

María